Descubrí a Joana Arteaga y a su obra por redes sociales, ya hace un par de años. Leí casi todas sus novelas, aunque no todas me llegaron del mismo modo. Podéis leer mis impresiones sobre Clávame las uñas en el corazón, una de mis obras favoritas, en este enlace. Joana Arteaga es la autora de la serie de Las chicas de Blecker Street, La chica que respiraba bajo el agua, Besos bajo la lluvia, la colección de relatos Siete versos sueltos y la ya mencionada novela intimista Clávame las uñas en el corazón, que es su primera obra publicada en 2015.

La novela que nos ocupa, Deja que toda arda (2018), además de tratar el tema del acoso escolar, es también una gran historia de amor. La acción arranca con el suicidio de Fidel, un chaval de 18 años que parece tener una vida perfecta desde afuera, y los intentos de su hermano gemelo Lucas por esclarecer esos hechos. Fidel es el buen chico, el buen estudiante, el que siempre tiene una sonrisa, es al que incluso su estricta abuela adora. Lucas es el rebelde, el incomprendido y con el que no parecen contar para nada en su propia familia. Lucas conduce una moto y le encanta visitar los faros de la costa donostiarra. Tiene en Teo, un mecánico exnovio de su madre, una figura paterna. Es alguien acostumbrado a la acción que contrasta fuertemente con la imagen que, desde el recuerdo de los demás personajes, tenemos de Fidel. Lucas es uno de los narradores de esta historia.

El contrapunto lo pone Marina, la novia de Fidel. Nos narra partes de la historia que solo ella conoce y vamos uniendo las piezas con las visiones de ambos personajes. Me ha resultado muy acertado este narrador coral. Ambos conocen facetas de Fidel que el otro ignora, ambos se sorprenden de ese hecho como si en realidad no le llegasen a conocer del todo. Vemos lo poco que llegamos a conocer en realidad, a las personas que nos rodean e, incluso, a las que queremos. La culpabilidad de Marina nos pone en alerta desde el principio, pues además del sentimiento natural de duelo tras el suicidio de un ser querido que implica un gran sentimiento de culpa, la chica alude a un hecho que no detalla; pero a mí me resultó sospechoso. Si bien, también Lucas se siente culpable por la relación superficial que mantenía con su hermano.

El seguir adelante, el superar lo sucedido será muy importante para ambos protagonistas, aunque al principio se centran en la venganza. En el colegio Alemán al que Marina y Fidel acudían reina un grupo de matones, chicos y chicas, y un verdugo en la sombra, que se denomina a si mismo Pony Negro y desde su blog amenaza con descubrirlos y hacer justicia. Las nuevas tecnologías, cámaras y móviles están muy presentes y forman parte de las tácticas de acoso de esta gente. La tensión se mantiene hasta el fin, el día de la graduación, y se van dando pinceladas, como piezas que debemos encajar en el mismo final. Pero la historia me parece que deja la puerta abierta a un continuará y me encantaría saber que ocurre con Marina y Lucas en el futuro, libres del fantasma de Fidel.

El estilo es simple y directo, pero delicioso. Frases cortas, párrafos cortos, pero contundentes. Oraciones directas al corazón y a veces a la yugular. Asistimos al crecimiento como escritora de su autora, que nos demuestra que se desenvuelve con gran soltura a pesar de lo delicado de los temas que narra. Me ha encantado el gran detalle y simbolismo que tiene todo el relato. He encontrado referencias ocultas a canciones conocidas, o tal vez, sea casualidad y no haya una relación clara, pero me dio la impresión de que la historia bebe de mucha cultura que yo viví en la adolescencia y eso me hizo aún más atractiva esta lectura, que he disfrutado mucho. Me parece un libro muy adecuado para público joven y para los que ya no lo somos, pero tenemos fresco el recuerdo de esa lucha por la propia personalidad de la adolescencia, de ese tránsito entre la niñez y la vida adulta. Un libro que esconde un mensaje claro, que es un grito. El grito de tantos chavales que pasaron por ese estigma del acoso escolar. Y el dolor de todos los que perdieron a alguien demasiado pronto por el suicidio.

51+UmcLMDHL._SY346_

CITAS:

Cuéntame algo… Cuéntame algo que no sepa.

No hay un libro de instrucciones para esto, para aprender a vivir, para aprender a ser mayor, para gestionar tus emociones cambiantes, tus afectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.