En psicología hay una técnica que consiste en visualizar, en imaginar con todo detalle situaciones y vivencias, que pueden ser posibles o no. La emplean, por ejemplo, muchos deportistas famosos antes de una prueba importante. Se imaginan el partido, a su oponente, el público,… Se ven metiendo canastas, marcando goles, corriendo muy rápido o batiendo su mejor marca. También se hace para tratar fobias, miedos, ansiedad y otros problemas psicológicos.

Una de mis visualizaciones favoritas es imaginar que estoy como ahora, con la  misma salud, físico, etc. aunque con un nivel de vida muy diferente. Me imagino por ejemplo que me ha tocado un dinero en la lotería y puedo vivir sin trabajar ni estudiar ni hacer nada. ¿Qué haría con unos cuantos millones en el banco? ¿Montaría un negocio? ¿Me compraría un yate? ¿Viajaría? ¿No haría absolutamente nada? ¿O seguiría haciendo lo que hago?

Quizás os sorprenda un poco, a mí me sorprendió: seguiría haciendo lo que estoy haciendo ahora. Y lo haría porque creo que por una vez en mi vida estoy tratando de conseguir lo que quiero. Estoy en el camino de lo que quiero lograr. Eso sí, en vez de la escueta media hora que dedico a escribir, igual le dedicaría un par de horas al día a mis proyectos literarios. También creo que el dinero me daría cierta tranquilidad, cierta calma. Quizás no haría nada diferente, pero sí de otra manera. Más reposada.

Pongámonos ahora en la situación contraria. Soy una indigente sin un techo donde vivir. No tengo dinero ni otros recursos, ni tan siquiera un bolígrafo y un cuaderno. Y no puedo buscar trabajo, tengo que vivir en la calle. Entonces la cosa cambia pues debería dejar de tener ciertas aspiraciones. Lo primero sería conseguir comida. ¿Y luego? Una vez asegurada la supervivencia, de nuevo trataría de seguir con lo que estoy haciendo, si ello fuese posible. Tal vez en esta ocasión dejaría las oposiciones y me dedicaría a escribir el tiempo que la búsqueda de comida me dejase libre.

Si algo tienen en común ambas fabulaciones es que me veo en una situación de libertad para decidir. Tanto millonaria como vagabunda, tengo una oportunidad de empezar de nuevo, de hacer lo que realmente quiero hacer. Lo bueno de todo esto es que ya lo puedo hacer ahora, un tiempo cada día, sin que me vea en la calle ni me toque el cupón. Resulta que ya soy libre.

Como veis, utilizo la visualización para saber si donde estoy es donde quiero estar, además de para controlar la ansiedad y otros problemas, que es lo habitual. Me parece una técnica magnífica.

A veces creemos que debemos romper con todo, deshacernos de lo viejo y empezar de nuevo. No nos damos cuenta de que la vida nos da esa  oportunidad de ser quienes queremos ser cada día.

Imagen de cocoparisienne en Pixabay

Anuncios

2 comentarios en “La visualización

    1. Muchas gracias, Miriam.
      Me alegra que te hayas pasado a leerme. Valiente creo que no soy, pero gracias por los cumplidos 😊.
      La literatura creo que trataría de tenerla siempre en vida, independientemente de las circunstancias.
      Un abrazo fuerte.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.