“La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta”

 André Maurois

La semana pasada compartí con vosotros una reflexión personal sobre el arte de vivir. Puede parecer que no tiene nada que ver con otro de los temas fundamentales de este blog, que es la literatura. En mi opinión, están muy relacionados y hoy vamos a hablar de ello. 

Una de las maneras de aprender es la experiencia, pero no solo se adquiere con las experiencias propias. Pienso que gran parte de lo que aprendemos lo hacemos por nosotros mismos, a base de probar, indagar, experimentar; pero también de las historias que nos cuentan y que leemos. Leyendo podemos vivir experiencias que están muy alejadas de nuestro día a día, aventuras y desventuras. Y no hablo de la no ficción, de los libros técnicos o de la autoayuda, ni siquiera me refiero a leer los clásicos ni a los filósofos en exclusiva;  sino de la narrativa. 

“Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”

Proverbio Árabe

Leer ficción es un buen modo de aprender a razonar, además de a escribir y de repasar la ortografía, por supuesto. Además aumentamos nuestro vocabulario y podemos descubrir nuevos temas y lugares de interés. Por ejemplo, ¿Quién no ha querido visitar un lugar tras haber leído una novela ambientada allí? Leyendo experimentamos emociones también, vivimos la historia que nos cuentan en ese libro. Es casi como pasear por nuevas calles, explorar bosques y atravesar desiertos sin salir de casa. O sufrir con el personaje cuando lo deja su gran amor. O enfrentarse a la muerte. O salvar el mundo, incluso. 

Unas pocas de las obras literarias que leí tuvieron efectos muy importantes en mi modo de pensar, rompieron prejuicios, tiraron muros mentales y me enseñaron que no todo es blanco o negro. Otras refuerzan ideas que ya tenía. En muchos libros he descubierto nuevas ideas y me he interesado por temas que desconocía y que me puse a estudiar a raíz de la lectura. 

Escribir, aunque solo sea por aficción, por entreteminiento, nos da orden mental. Aprender a escribir es aprender a pensar. No hace falta ser escritor, ni pretender serlo, y es algo al alcance de la gran mayoría de nosotros. 

He encontrado mucho arte de vivir y mucha filosofía de vida en los libros. La historia peor contada tiene mucho que contar, aunque es bueno procurar leer libros que ofrezcan algo, que sean buenos a la par que entretenidos. 

Un lector vive mil vidas antes de morir. El que nunca lee solo vive una

George R.R. Martin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.