Capítulo 4 de “Calle Real, número 36”

Cuando volví a casa había café hecho y olía a calor. Sara no estaba y Andreu tampoco. Deduje que habían salido a pasear. Me senté en el suelo de la pequeña cocina, encendí un cigarro y luego me levanté para abrir la ventana y que saliese el humo. Recordé que a Sara le molestaba, pues…

Anuncios

Capítulo 3 de “Calle Real, nº 36”

La ciudad me parecía un mundo sucio y ruidoso cuando me mudé con Sara. Al principio, me costó acostumbrarme. Yo venía de un campo verde junto al mar, de una casa grande de planta baja. Había pasado un par de años entre Ávila y Madrid, pero siempre pensando que aquello era provisional. No era mi…

Capítulo 1 de “Calle Real, nº36”

Dicen que he tenido suerte. Hasta cierto punto, sé que es cierto; pero yo nunca he creído en la suerte. La suerte, que vino disfrazada de locura, me permitió no acabar en la cárcel. No habría durado mucho en ese lugar. A la gente como yo allí la matan. Este hospital, o sanatorio o como…

Novela por entregas

Hoy vengo a presentaros una nueva historia, o no tan nueva en realidad, que voy a publicar. Se trata de una novela corta que iré subiendo aquí, a este blog, por capítulos. Quizás también me decida a publicarla en alguna plataforma de lectura gratuita. La voy a poner gratis y quiero que así siga siendo…

La ciudad de paredes azules

No sé si conocéis la sensación, espero por vuestro bien que no la hayáis vivido, que no entendáis de lo que voy a hablar hoy. Espero que nunca hayáis estado en este lugar. Por las calles azules de esta ciudad es penoso caminar. Por mucho que me empeñe en refugiarme, en no exponerme al mundo…

La visualización

En psicología hay una técnica que consiste en visualizar, en imaginar con todo detalle situaciones y vivencias, que pueden ser posibles o no. La emplean, por ejemplo, muchos deportistas famosos antes de una prueba importante. Se imaginan el partido, a su oponente, el público,... Se ven metiendo canastas, marcando goles, corriendo muy rápido o batiendo…

Versos que mueren

Hoy me he entristecido. He caminado entre nichos. Pequeñas tumbas de tinta. Aquí yacen mis versos.  Algunos tuvieron rima. Otros son solo besos que te di a escondidas. Y tú, mientras los miras, alzas la palabra y recitas: —No llores, amor.–Afirmas. —Mueren porque tienen vida. Imagen : Tombstones, de PilotBrent en Pixabay.

Las letras de la serenidad

Hay una máxima que dice "escribe sobre lo que sepas". No me creo mucho esos consejos, si todos los siguiésemos no podríamos hablar de magos, extraterrestres o robots. No habría fantasía ni ciencia ficción. Me atrevería incluso a decir que no habría narrativa de ficción en absoluto. Escribir muchas veces es ahondar en lo desconocido.…